Juego de Tronos. Ceremonias y tradiciones.

La morriña y el ansia se apoderan de mi tras el final de la séptima temporada de Juego de Tronos.

Así que mientras me remiro todas las temporadas,  hago un repaso de todas las ceremonias y tradiciones que se ven en  esta fantástica serie (quizás lo hago en más de un artículo).

 

La Guardia de la noche nos deleita con su juramento, que dice así:

 

Escuchad mis palabras, sed testigos de mi juramento ... La noche se avecina, ahora empieza mi guardia. No terminará hasta el día de mi muerte. No tomaré esposa, no poseeré tierras, no engendraré hijos. No llevaré corona, no alcanzaré la gloria. Viviré y moriré en mi puesto. Soy la espada en la oscuridad. Soy el vigilante del Muro. Soy el fuego que arde contra el frío, la luz que trae el amanecer, el cuerno que despierta a los durmientes, el escudo que defiende los reinos de los hombres. Entrego mi vida y mi honor a la Guardia de la Noche, durante esta noche y todas las que estén por venir. 

   

 

 

Los vigilantes del muro, tienen la opción a pronunciarse en el septo o en el bosque de dioses al otro lado del Muro, dependiendo de los dioses a los que venere la persona. Y ahí estaba Jon Snow (aaaix) en ese bonito y helado bosque.

 Está claro que las promesas de este juramento son bastante dispares a nuestros quehaceres de nuestra vida cotidiana, pero es una promesa muy completa. A parte de las promesas que hace, me encantan los símiles que hace. Creo que toda promesa debería llevar un símil. Se me ocurren varios homenajes de este estilo. Y en un bosque más aún.

  

Día del nombre. Lo que viene a ser el cumpleaños fuera de los 7 reinos. La verdad es que no hay mucho material sobre ellos, en la segunda temporada se ve el del Rey Joffrey, celebración por todo lo alto con torneo incluido claro está. Y advierten que una muerte en el día del nombre trae mal augurio. De las pocas veces que el "niñito" se controla.

El pueblo libre rompe las reglas de poniente, y se les considera salvajes. No hay reyes ni estado  ni nobleza. Se componen de tribus y clanes extendidos en cientos de aldeas, cada una con sus propias peculiaridades. Las dejo para otro día (total, tenemos tiempo hasta la octava temporada)

 

 

El funeral de Hoster Tully. A esto no se le puede llamar spoiler, ya que casi no teníamos constancia de él, cuando se muere. En fin, ya se que para algunxs es un tema peliagudo, pero los funerales (ceremonias de despedida para Ceremóniate) forman parte de la vida. Y en los Siete Reinos pudimos ver este peculiar funeral de la Casa Tully en medio de Aguasdulces. Silencio solemne mientras se prepara una barquita a modo de ataúd llena de de paja y el estandarte de la familia, para más tarde incendiarla al más puro estilo antorcha olímpica. Edmund Tully falla hasta tres veces. No tenía un buen día el pobre.

 

Y aquí hay algo más que rescato, antes del funeral se ve a Catelyn Tully haciendo una especie de atrapasueños, cuando su nuera le ofrece su ayuda ella indica: "solo una madre puede hacerlo para proteger a sus hijos". Aunque no le sirve de mucho, me lo apunto como simbología, un atrapasueños como símbolo de protección se puede aplicar a diferentes ceremonias y es muy personalizable.

 

Y por supuesto, ¡las bodas! No podían faltar, estoy haciendo una investigación más exhaustiva en los libros, pero podéis leer acerca de ellas en el artículo que escribí para La Perfecta Prometida, aquí

 

Y hasta aquí el primer resumen de ceremonias en Juego de Tronos.  Como la octava se va a hacer de rogar, buscaremos entretenimiento en el repaso de las temporadas. ¿Alguna petición de investigación ceremoniosa mientras vuelve el invierno?

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0