Un poquito de mi

 

Mi nombre es Ariadna, como la princesa griega del laberinto...me llaman Ari los más cercanos, y Nana los más pequeños.

Nací en Segovia, crecí en Madrid, volví a crecer en Barcelona (ya con 22...) y sigo creciendo de nuevo en Madrid (ya con 31...) la cuestión siempre es crecer.

Comienzo esta andadura como oficiante de ceremonias laicas tras muchas vueltas laborales. Estudié Trabajo Social,  y me formé como actriz. Vocación y pasión tardía. Mientras realizo  diversos trabajos, llega la oportunidad de oficiar la boda de una de mi mejores amigas y...¡ me enganchó la emoción que se siente al crear para y con los demás un momento tan importante!

Para ser oficiante de ceremonias no hay una formación específica, es una actividad que aunque se realiza desde hace años, no se formaliza... Aún así, yo hago uso de mis formaciones, la empatía y escucha del trabajo social; la capacidad de adaptación, creatividad y mente abierta que me da la interpretación, y mi gusto personal por lo diferente hacen que dé forma a esta profesión no profesionalizada...

¡Ah, y también me encanta bailar claqué, pues hago música con mis pies! ¡Cantar aún con riesgo de desafinar!  ¡Cocinar, que es sinónimo de amar! ¡Caminar por el campo y reflexionar frente al mar! ¡Y vivir momentos con l@s que más quiero!

                                 


Escribir comentario

Comentarios: 0