Ceremóniate: Declaración de intenciones

 

Primera.  Celebrar la Vida.

Que todos los momentos vitales que consideramos importantes puedan celebrarse a través de una ceremonia en la que plasmar nuestras vivencias y creencias de una manera consciente, expresada  y compartida.

Segunda.  Respeto.

No juzgar... bueno, más bien, no dejarnos llevar por nuestros juicios (que pueden ser inevitables  ante lo desconocido). Nada es mejor o peor, simplemente DIFERENTE... Cada persona vive, piensa y existe según sus circunstancias, y por eso es necesario la:

Tercera. Conoceros.

Implicarnos a la hora  de conoceros para crear un guión único de las ceremonias, ponernos a vuestra disposición para poder captar vuestra esencia, y crear en un momento único!

Cuarta. Actuar con Libertad.

Trabajar afines a esta hermosa palabra. Una ceremonia laica permite celebrar lo mismo de infinitas maneras, y no hay nada ni nadie, salvo un@ mism@, que diga que algo no se puede hacer... Incluso, nos atrevemos a proponer ceremonias en las que se celebran momentos inauditos

Quinta. Creatividad elevada a la máxima ..."celebración".

 Una ceremonia laica...¿cómo se hace? Puede ser tema de debate...ya llegaremos a él, pero desde aquí queremos proponer ceremonias rituales  (no solo la Ceremonia de la Arena o de las Velas...) y simbologías creativas. No descartamos nada, se pueden mantener tradiciones, adaptarlas o crear nuevas y modernas maneras de simbolizar.

Sexta.  Trabajar con amor.

 La propuesta de celebrar momentos vitales es algo muy íntimo (aunque sea compartido), y por eso nuestra disposición afectiva nos resulta vital para llevar a cabo este proyecto.

Séptima. Curiosidad y aprendizaje infinitos.

Con esta actitud, nos valemos para crecer, mejorar, cambiar y ofreceros lo mejor de vuestros momentos.

 

Y así, con tal declaración de intenciones nos mostramos, y damos pie a este blog, un espacio de reflexiones, ideas y  experiencias para Compartir (!!! Intención Octava!!)


Escribir comentario

Comentarios: 0